Servicios Fúnebres 

Que quieras todo lo que vivas.
 Que vivas todo lo que quieras.

NUESTRA HISTORIA

Nuestra empresa es testimonio de una tradición de tres generaciones.

La fundó en 1914 el abuelo de los actuales accionistas y directores de la sociedad y alcanzó rápidamente una posición de liderazgo en la prestación de servicios funerarios en la ciudad de Rosario.

En el año 1964, Francisco “Pocho” Bernardo, uno de sus hijos, fundó su propia empresa y trabajó hasta 1996 con creciente éxito y forjando las principales cualidades que, desde entonces y en adelante, caracterizarán a la empresa familiar e irán delineando objetivos cada vez más precisos: sostener la calidad en la prestación, promover el trato personal, apreciar la claridad de la información, proteger al cliente en momentos de vulnerabilidad y contemplar las necesidades individuales. Se ocupó, además de la formación de la nueva generación que estaría destinada a sostener y hacer prosperar su legado.

En 1997 inició sus actividades la sociedad conformada por sus tres hijos, quienes continuaron la labor de sus ancestros, perfeccionándola e incorporaron un nuevo rumbo al desarrollo.

Pocho Bernardo e Hijos S.A. es una empresa familiar, atendida por sus propios dueños, lo que adiciona los beneficios de la flexibilidad en el trato con el cliente y el dinamismo ante las diferentes demandas. Acompañados por personal eficientemente entrenado y de elevada calidad humana, asesora a sus clientes generosamente y los acompaña en la toma de decisiones.

Además de la prestación de servicios funerarios, que constituyó históricamente la actividad principal de las sociedades antecesoras, estos jóvenes se abocaron al desarrollo de un mecanismo de previsión más amplio que resultara accesible a cualquier familia. Su instrumentación permite, al momento de un fallecimiento, tener resueltas todas las cuestiones económicas, legales y logísticas, posibilitando a cada individuo en situación de duelo, transitar el dolor de la pérdida sin agregar nuevas preocupaciones y se completa con el compromiso de cuidar la salud de los personas con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

Al sistema de abonos de sepelio originado en la década del sesenta se sumaron servicios de atención primaria de la salud de la mano de reconocidas firmas y destacados profesionales de la ciudad que crecieron en un muy corto plazo retribuyendo la apuesta a la evolución.
Nuestra empresa es testimonio también de la elección sostenida que han hecho nuestros clientes a través del tiempo.
A todos ellos, nuestro más sincero agradecimiento.